Viñedo San Lucas, te hará vivir toda la experiencia del “enoturismo”

Si algo nos atrae del boom llamado “enoturismo” en nuestro país es el privilegio de cada vez encontrar mejores y lujosos lugares para los amantes del vino.

Cercanos a la recién nombrada “Mejor Ciudad Pequeña del Mundo”,San Miguel de Allende, se encuentran, al menos, cinco viñedos que están ofreciendo catas, recorridos y maridajes para adentrarse en el mundo del vino . Tres Raíces, Cuna de Tierra, Dos Búhos, San José Lavista, son algunos de ellos.

Otro más es Viñedo San Lucas , una bodega de vinos, desarrollo hotelero e inmobiliario y un hípico que te harán sentir verdaderamente en la Toscana. Lo anterior, gracias a que su hotel boutique, de tan solo catorce habitaciones ubicadas alrededor de un pequeño lago, está diseñado con una arquitectura de piedra blanca, arquería y tejas, que evocan las casas y la campiña de esa región italiana, famosa también por sus vinos.

Además del hotel, cuenta con dos restaurantes de estilo mediterráneo. El primero, rodeado de lavandas y olivos, con una comida más casual como pizzas al horno, platos de quesos y charcutería, focaccias o entradas pequeñas que son ideales para ser acompañadas de los vinos que producen aquí mismo.

También destacan sus mesas de madera estilo rústico chic con vista a la bodega, cava de vinos y a los talleres de lavanda y olivo, hechos de ladrillo rojo, así como sus techos elaborados con las mismas enredaderas de las vides, que te evocarán definitivamente una campiña europea.

De esta forma podrás pasar un día completo aprendiendo de vino de la mano de su directora enológica, Mailen Obon, quien no sólo es la responsable de la creación de la bebida, también dirige las catas para aprender un poco más de este fascinante mundo.

Su otro restaurante se encuentra enclavado entre viñedos, lavandas y olivos; además de una espectacular vista al pequeño lago y a las construcciones en piedra blanca que son las habitaciones del hotel. Ofrece una comida más elaborada y es ideal para cenas románticas, aromatizadas con la brisa de la lavanda y la uva que llega de los campos alrededor.

Una casa club completa este conjunto vinícola y habitacional. Aquí podrás disfrutar de un club hípico con picadero, campo de polo y cafetería; canchas de tenis y paddle, además de un pequeño lago con una isla al centro, ideal para ver el atardecer.

Así que ya lo sabes. En tu siguiente visita a la encantadora ciudad colonial de San Miguel de Allende , no pierdas la oportunidad de hospedarte en un increíble desarrollo donde podrás probar grandes vinos y te hará sentir, verdaderamente, en la Toscana Italiana, pero a tan sólo 10 minutos de una ciudad tan acogedora como San Miguel.