Trump reconoce a Jerusalén como capital de Israel

Este miércoles el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció a Jerusalén como la capital de Israel revirtiendo así la postura que Washington ha mantenido por décadas.

En un discurso ofrecido en la Casa Blanca, Trump anunció además que trasladará la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén.

“Aunque presidentes anteriores lo convirtieron en una gran promesa de campaña, no la cumplieron. Hoy, yo estoy cumpliendo”, aseveró el mandatario.

La decisión de Trump fue criticada desde hace algunos días, cuando diversas instituciones y personas alertaron sobre los riesgos que supone.

Tras el anuncio de Trump, líderes árabes y musulmanes advirtieron sobre las consecuencias que tendrá esta decisión podría traer violencia.

De acuerdo con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por Washington “beneficiará a los grupos terroristas”.

“Este paso erróneo provocará indignación pública en todo el mundo islámico, dinamitará el terreno para la paz y desatará nuevas tensiones y enfrentamientos en nuestra región”.

México mantiene su postura

A pesar de la decisión del presidente de Estados Unidos, el gobierno mexicano mantendrá su postura y su embajada permanecerá en Tel Aviv, según dio a conocer la cancillería mexicana en un comunicado.

Por qué el mundo está de cabeza con esta decisión?

Durante las últimas décadas, EE.UU ha servido como mediador entre el conflicto árabe-isrealí. Tanto es así, que en 1993, Bill Clinton logró establecer dentro de la legalidad internacional una división que le daba a Palestina algunos de sus territorios codiciados por los palestinos. Tras los famosos acuerdos de Oslo, donde Yassar Ar-Afat -líder del movimiento de liberalización palestina- y  Yitzhak Rabin, primer ministro israelí. Ambos líderes del medio oriente fueron asesinados a días de la firma por extremistas de sus respectivos países.

Con esta decisión, Donald Trump rompe con la postura de mediador que Estados Unidos ha mantenido.

Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, ha sido uno de los grandes aliados políticos de Trump desde que este ganó las elecciones el pasado noviembre del 2016.

No obstante, el actual primer ministro israelí ha causado polémica en otras ocasiones. Desde que funge como tal, ha hecho declaraciones en contra de la solución de dos estados, así como en el 2014 que acusó a los árabes musulmanes de ‘darle la idea a Hitler del holocausto’.

Un acercamiento tan evidente de Trump con Netanyahu no beneficia la paz en la región. Abu Mazen, presidente palestino, aseguró que esta decisión “cierra, de manera oficial, las negociaciones en la región”, toda vez que Jerusalén representa “una ciudad sagrada para cristianos, judíos y musulmanes”. Hamas, un partido político palestino que es reconocido como una organización terrorista, aseguró que “Trump abrió las puertas del infierno”.

Apenas el pasado lunes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cuya política se ha basado en regresar a las bases islámicas en su país, amenazó con romper lazos con Israel en caso de que Jerusalén fuera nombrado como capital por la Casa blanca.

Otros países de la zona, como Jordania que es vecino de Israel, también se ha manifestado en contra de esta decisión, puesto que podría causar aún mayores conflictos en la zona.

[Con información de El Universal]