Este jueves el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso oficialmente los aranceles para el acero y el aluminio, aunque aseguró que el porcentaje variará de país a país.

De acuerdo con Trump, los aranceles serán de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, sin embargo México y Canadá quedan exentos de esta tasa.

«No tomamos acciones por elección, sino por necesidad», señaló Trump en un acto en la Casa Blanca, y aseguró que «tendré derecho a subir o bajar, dependiendo del país, y tendré derecho a descartar países o agregar países».

La decisión de Trump fue tomada a pesar de las continuas peticiones de aliados para no colocar el impuesto y advertencias de que esta acción podía desatar una guerra comercial.

[Con información de El País]