El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no perdona ni a uno de sus mejores aliados, ya que el día de hoy acusó a Canadá de dificultar el comercio de los productores de leche de Wisconsin y otros estados del país, y por supuesto a través de su cuenta de Twitter alertó que no va a tolerar que eso siga ocurriendo.

«Canadá ha hecho que los negocios para nuestros productores de leche en Wisconsin y otros estados fronterizos sean muy difíciles. No vamos a tolerar eso. ¡Observen!», dijo Trump en un mensaje en su cuenta personal de Twitter.

De hecho, este lunes el Gobierno de Trump anunció su decisión de imponer un arancel del 20 % a las importaciones de madera de conífera procedente de Canadá, tras argumentar que no consiguió llegar a un acuerdo al respecto con el país vecino.

En una entrevista que sostuvo con el diario The Wall Street Journal, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, detalló que Canadá ya ha sido notificado de la decisión de Trump y que el arancel se aplicará retroactivamente.

La industria maderera de Estados Unidos se ha quejado durante décadas de que Canadá subsidia a sus productores para vender su madera a precios inferiores a los del mercado.

La amenaza de Trump se produce mientras los dos países se preparan para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), del que también forma parte México y firmado hace más de dos décadas.

El TLCAN «es un desastre comercial», reiteró Trump la semana pasada.

Hasta ahora las críticas más duras de Trump sobre los efectos dañinos del TLCAN iban para México, pero en los últimos días el mandatario se ha centrado en acusar a Canadá de perjudicar a los agricultores y productores de leche estadunidenses.