Este miércoles el Papa Francisco recibió como regalo un vehículo de edición especial fabricado por la casa armadora italiana Lamborghini, automóvil que será subastado para recaudar fondos para obras de caridad a nivel internacional.

El Lamborghini Huracán es de color blanco con franjas doradas y ha sido bendecido y autografiado por el pontífice en una breve ceremonia en la que estuvieron presentes los directivos de la casa automovilística.

El auto será vendido por la casa de subastas Sotheby’s, y parte de lo recaudado será donado a la reconstrucción de la Meseta de Nínive, región de Irak que recientemente fue liberada del control del Estado Islámico.

El resto de los ingresos obtenidos por la subasta serán enviados a la fundación de derecho pontífico ‘Ayuda a la iglesia necesitada’ y a la Comunidad Papa Juan XXIII, asociación italiana dedicada a recuperar a mujeres de la prostitución.

[Con información de El Universal]