A sus 19 años, Giselle se ha vuelto millonaria tras subastar su virginidad en 2.5 millones euros a un empresario de Abu Dhabi.

La subasta se hizo a través de la agencia Cinderella Escorts, sitio que se dedica a prestar servicios de damas de compañía y de mujeres de todo el mundo que subastan su virginidad.

«Nunca soñé que la subasta alcanzara esa cifra», comento la joven de 19 años.

Comenta que el dinero que recibirá a cambio de su virginidad será para pagar su universidad, comprar una casa y viajar por el mundo, entre otras cosas.

«Si yo quiero pasar mi primera vez con alguien que no es mi primer amor, es mi decisión. El hecho de que las mujeres puedan hacer lo que quieran con sus cuerpos y tener el coraje de vivir su sexualidad libre de las críticas es una señal de emancipación», dijo.

El encuentro entre la joven y el ganador será organizado por la agencia, la cual otorgará seguridad a la modelo.