Siembra furtiva de aguacate pone en riesgo a Michoacán

El aguacate es un manjar que se disfruta en todo el mundo, y del que México es el principal exportador; sin embargo, su popularidad también puede suponer un problema para los estados productores. En el caso de Michoacán (mayor productor de aguacate en el mundo), el problema es aún mayor.

Y es que los bosques de pino y encino del estado están siendo deforestados para dar lugar a cosechas clandestinas de aguacate.

Los ingresos de la producción de aguacate son de alrededor de 17 mil millones de pesos anuales, y México exporta alrededor de un millón de toneladas de esta fruta cada año.

Desde hace varios años, el éxito comercial del aguacate ha detonado su siembra furtiva, denuncia la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente de Michoacán a la BBC.

De acuerdo con la dependencia, anualmente se pierden entre 600 y mil hectáreas de bosque, el cual es quemado por varios productores clandestinos para después poder plantar árboles de aguacate en el terreno devastado, o en algunos casos, se planta los árboles en el bosque y cuando ha crecido, se tala los árboles a su alrededor.

Debido a esta situación, las autoridades han tomado diversas medidas, como el aumento de la seguridad y el despliegue de policías. A lo largo de este año se han detenido a más de 100 personas dedicadas a esta práctica, además de que se han recuperado cientos de hectáreas de aguacate, pero el daño está hecho, los bosques están siendo destruidos.

Fuente: BBC