Esta semana se lleva a cabo el Salón del Automóvil de Ginebra, sin embargo, más allá de las exhibiciones y presentaciones de nuevos superautos, este martes el que se robó el show fue un manifestante que se burló de Volkswagen.

Los hechos ocurrieron durante la presentación de Juergen Stackman, director de Comercialización de la empresa, cuando un hombre vestido con un overol con el logo de la marca en la espalda se colocó debajo de un VW Up!, uno de los vehículos más vendidos de la empresa, y fingió estar trucando el motor del auto haciendo referencia al escándalo de Volkswagen el año pasado sobre sus motores trucados.

Después de un momento, el manifestante se dirigió a la audiencia y señaló que «Matthias Müller (CEO de Volkswagen) me dijo que todo estaba bien, siempre y cuando nadie se enterara», posteriormente elementos de seguridad lo escoltaron fuera de las instalaciones.

Tras la salida del manifestante, Stackman aseguró que esta clase de situaciones son «algo con lo que se tiene que vivir», y en tono de broma agregó que el vehículo no necesita reparaciones y que «está perfecto».

El escándalo del año pasado reveló que el motor de 11 millones de autos de la compañía fueron modificados para registrar un menor número de emisiones contaminantes de las que produce, lo que causó pérdidas de millones de dólares a la empresa en multas, cargos vehiculares y penales en decenas de países, así como una caída en sus ventas y la credibilidad de sus clientes.