San Miguel de Allende y Atotonilco, Patrimonio Cultural de la Humanidad

LA UNESCO inscribió dos lugares: la ciudad de San Miguel de Allende, situada a 77 km al oriente de la ciudad de Guanajuato, y el Santuario de Jesús de Nazareno en Atotonilco , 12 km al norte de San miguel. Ambos casos fueron considerados obras maestras del arte barroco y ejemplos notables de intercambio de valores humanos (españoles y locales). Sobre la ciudad, la UNESCO agregó también su enorme capacidad para integrar distintos estilos arquitectónicos en un solo conjunto armónico.

San Miguel de Allende fue fundado en 1542 entre los indios purépechas y guamares como una misión. Su prosperidad vino a los pocos años de ser un punto fundamental de las rutas entre las ciudades mineras y la capital de la Nueva España. Gran parte de sus edificios principales se construyeron en el siglo XVIII, su época de mayor auge. Fue en ese mismo periodo cuando se erigió también el increíble santuario de Atotonilco; a esto se debe la intensa atmósfera barroca de ambos conjuntos.

La parroquia de San Miguel Arcángel y su fachada neogótica de fines del siglo XIX podría no venir a cuento con el perfil barroco de la ciudad, sin embargo, es el principal atractivo de San miguel.

San Miguel de Allende fue nombrado en el siglo XXI, por varias revistas internacionales especializadas “el mejor destino turístico del mundo”; y es que más allá de su belleza es una ciudad agradable y acogedora. Por otra parte, está rodeada de otros poblados formidables. A unos minutos están los pueblos mágicos de Comonfort, Dolores Hidalgo y Mineral de Pozos, así como las ciudades de Guanajuato y Querétaro, que también son Patrimonio Mundial.