Estamos a solo unos días de que Apple presente oficialmente su nuevo iPhone, el cual tendrá un precio de entre mil y mil 200 dólares (más de 21 mil pesos mexicanos), pero antes de culpar a Apple, primero hay que voltear a ver a Samsung.

Samsung es el principal rival de Apple, pero también es uno de sus proveedores más importantes. De acuerdo con un reporte del analista de KGI Securities, Ming-Chi Kuo, Samsung ha elevado los precios de las piezas que le vende a Apple, un precio que afectará directamente al precio final del iPhone.

El principal motivo del aumento en el precio radica en la pantalla, el nuevo iPhone será el primero de Apple en incorporar una pantalla OLED en lugar de las pantallas LCD de generaciones anteriores, un cambio que aumentará los costos de producción de cada iPhone.

Estas pantallas son adquiridas directamente de Samsung, una de las principales productoras de este tipo de pantallas puesto que las ha utilizado desde hace años. Apple ha optado por darle a Samsung la exclusividad para proveer pantallas, sin embargo, la surcoreana ha aprovechado esta exclusividad para duplicar los costos por unidad de acuerdo con el reporte de Kuo.

Cabe mencionar que Apple ha comenzado la construcción de una nueva fábrica para la producción de OLED en Taiwán para reducir sus costos de producción, sin embargo, esta no estará disponible sino hasta el próximo año, por lo que al menos para el iPhone 8 tendrá que confiar en las costosas pantallas de Samsung.

Fuente: Mashable