La Corte de Apelaciones Criminales de Texas negó la solicitud de los abogados del mexicano Roberto Moreno Ramos para suspender su ejecución, prevista para este miércoles a las 18:00 horas, a fin de revisar sus presuntos delitos durante su detención y proceso.

La defensa del mexicano, de 64 años de edad, argumentó que se violaron los derechos del reo de contactar a las autoridades consulares mexicanas, luego de ser detenido y acusado del homicidio de su esposa y sus dos hijos en 1992.

A principios de este mes, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó al gobierno federal de Estados Unidos y al de Texas a suspender la ejecución de Moreno Ramos y a otorgarle una reparación efectiva.

De aplicársele la pena máxima, Moreno Ramos se convertiría en el reo mexicano número 12 en ser ejecutado en Estados Unidos y en el onceavo en Texas, desde que este país reactivó la aplicación de la pena de muerte en 1976.

Moreno Ramos mató con un martillo a su esposa Leticia Ramos, de 42 años, su hija Abigail de siete y su hijo Jonathan de tres, el 7 de febrero de 1992 en la comunidad fronteriza de Progreso.