Agentes de la DEA y otra agencia de investigación criminal visitaron el Reclusorio Sur para hablar con Raúl Flores, mejor conocido como «El Tío», quien les comentó la relación que sostenían tanto con el futbolista, Rafa Márquez y con el cantante, Julión Álvarez.

Pero durante dichos encuentros, El Tío nunca identificó al futbolista o al cantante como prestanombres o testaferros de la red de narcotráfico que fue señalada el miércoles pasado por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

De hecho, Flores aseguró que tanto Márquez como Álvarez desconocían las actividades criminales que él realizaba, mientras que con el cantante, la relación que sostenía era a través de sus contadores, mismos que también desconocían que era narcotraficante.

Aseguran que este tipo de visitas por parte de los agentes estadounidenses son habituales en estos casos, esto debido al convenio que se tiene entre México y Estados Unidos en la materia, especialmente por su importancia, ya que El Tío ha sido comparado con grandes capos del narcotráfico.

Con información de Milenio.