En un acto de crueldad y violencia extrema, un callejerito fue víctima de maltrato animal en Tailandia, al ser encontrado con quemaduras provocadas por asfalto hirviendo en la parte trasera de su cuerpo.

Gracias a los gemidos de dolor que el animal emitió fue posible que la joven Asana Pomloy lo encontrara entre la separación de dos paredes donde el perrito buscaba refugio.

Luego de varias horas vigilándolo, Asana logró tentarlo con salchichas y hacer que el pequeño callejero saliera de su escondite para ser auxiliado por un médico veterinario, y después recibir el nombre de Ma-Toi, que en tailandés quiere decir asfalto.

Por ahora, Ma-Toi se encuentra en la fundación Heart Hugs Dogs, donde recibe atención diaria para después ser puesto en adopción.

Se cree que el posible atacante fue un trabajador de la zona, pero pese a la gravedad de sus heridas, Ma-Toi se encuentra a salvo y está en proceso de curación recuperándose día a día junto a su gran personalidad.