Solo un piloto con sangre fría y un gran autocontrol podría lograr la hazaña que el capitán Alexander Akopov realizó durante una tormenta de granizo en Turquía la semana pasada.

Battered: The catastrophe hit some ten minutes after taking off on a Turkish airline Atlasglobal flight to Erkan in Northern Cyprus

Fue el pasado jueves cuando el piloto logró aterrizar en el aeropuerto Ataturk de Estambul, en Tuurquía, prácticamente a ciegas luego de que granizo del tamaño de pelotas de golf destrozara el parabrisas del avión, impidiendo totalmente la visión del piloto.

121 turistas y 6 miembros de la tripulación viajaban a bordo del Airbus A320 al momento del incidente. En los videos difundidos por los propios pasajeros se puede escuchar a la gente gritando y llorando, sin embargo, el piloto Alexander Akopov no iba a dejar que el mal clima arruinara el viaje.

El piloto le pidió a la torre de control permiso para aterrizar en la pista que fue cerrada debido al mal tiempo y logró aterrizar sin provocar más que una sacudida en el asiento de los pasajeros.

Tras aterrizar, los pasajeros le dieron una ronda de aplausos al capitán.

Fuente: Daily Mail