Fue el año pasado cuando el youtuber ReSet -su nombre real es Kanghua Ren- decidió subir a su canal de YouTube un video en el que le hace una broma pesada a un hombre de la calle, a quien le regala un paquete de galletas Oreo. El problema es que las galletas habían sido modificadas y en lugar de tener el típico relleno de crema tenían pasta de dientes.

La broma le pareció muy graciosa al youtuber, aunque al hombre le causó malestar en el estómago y un daño emocional al ser víctima de una humillación como esa. A los seguidores del bromista tampoco les hizo mucha gracia y poco después debió borrar el video y pedir disculpas, pero era demasiado tarde, su broma había llegado a los medios internacionales y el caso fue llevado a juicio.

A más de un año del hecho su caso sigue abierto y la fiscalía española se encuentra pidiendo dos años de prisión para Ren, además de una indemnización de 30 mil euros para el sin techo por daños morales.

Según la investigación de la fiscalía, la monetización del video le permitió al youtuber obtener una ganancia de 2 mil 180 euros, cifra que le podrá ayudar a pagar la indemnización para el sintecho.

[Con información de El País]