Pesca de la totoaba provocaría extinción de vaquita marina

Opacidad, corrupción y negligencia marcarán el adiós de la vaquita marina en el Alto Golfo de California, único lugar del mundo donde existe este pequeño cetáceo.

Más de dos mil 100 millones de pesos invertidos en el sexenio pasado no sirvieron. Los gastos resultaron infructuosos como la entrega de compensaciones económicas a pescadores y la cadena productiva de Baja California y Sonora, para que sacaran sus redes del mar.

Se compró lanchas rápidas y drones para vigilar el hábitat del cetáceo, incluso se realizó un programa para preservar la especie en semicautiverio, concluyó con la muerte de una hembra.

El resultado fue el declive de 98% de la población de vaquita marina. “Impulsaron una política que tuvo un efecto contrario. Sacaron a los pescadores legales del mar y dejaron pasar la pesca ilegal”, dijo Héctor Licón, coordinador del Proyecto Curvina Golfina de EDF de México.

El Inapesca estima que en 2017 fueron capturados de manera ilegal 21 mil ejemplares de totoaba en el Golfo de California. Una pesquería con redes de enmalle, prohibida desde 1975, en la que muere la vaquita marina.