El nido de Quetzalcóatl nació en el año 1998 como un proyecto para la construcción de 10 viviendas. El terreno que se destino para realizar las obras estaba salpicado por cuevas, barrancas y cañadas, por lo cual el arquitecto Senosian quiso aprovechar las condiciones del paraje e integro las casas al relieve del lugar.

Al finalizar su trabajo, Senosian se percató que las edificaciones hacían alusión a una serpiente, así que la silueta del reptil quedó completada con la transformación de una de las cavernas como la cabeza del reptil, así como la creación de una estructura con forma de crótalo.

Con esto la deidad azteca había cobrado vida para alojar en su «vientre» diez viviendas de diseño único.

Quetzalcóatl

El nido de Quetzalcóatl está inspirado en la naturaleza siendo amigable con ella. Sus extensos jardines y arboledas son regadas con agua de captación pluvial, además de contar con baños secos en el exterior y una huerta para el consumo de los vecinos.

Además funciona como un santuario para la flora y la fauna, ya que en su interior abundan las aves e insectos, mientras que los lagos que se encuentran a su alrededor se han convertido en el hogar de varias especies de pescados y anfibios.

Nido

En una poza en forma de serpiente habita una familia de carpas japonesas que se divierten debajo del chorro de agua que produce la fuente. Sobre la superficie, sillas en forma de nubes blancas navegan entre flores.

Para conocer el Nido de Quetzalcóatl es necesario agendar una cita pues el lugar no está abierto al público. También puedes formar parte de las visitas guiadas que se organizan cada tres meses. Apúntate en [email protected]

Nido Serpiente