Mujer descubre que tiene cáncer gracias a juego de feria

Bal Gill de 41 años decidió entrar a una cámara oscura en Edimburgo, Escodia durante un viaje familiar en mayo.

Estando ahí, al pasar frente a una cámara térmica que permite a los visitantes ver un mapa de calor de todo el cuerpo, notó un punto ‘caliente’ en su pecho izquierdo, algo que no ocurría con los demás.

Al darse cuenta de esto decidió tomar una fotografía.

Ya en casa comenzó  a investigar acerca de cámaras termográficas y descubrió que estas pueden ser usadas en oncología como herramienta para diagnosticar cáncer. Tras pedir una cita con su médico, fue diagnosticada con cáncer de mama en etapa temprana.

Fuente: Excélsior