El Misterio del cuerpo de Maximiliano

¿Verdad o ficción? el 19 de junio de 1867 el emperador Maximiliano de Hasburgo fue fusilado en el Cerro de las Campanas, en Querétaro. Pero desde entonces surgió una versión de leyenda: Benito Juárez, masón como Maximiliano, le perdonó la vida con la condición de que desapareciera del mapa.

Por eso, dicen los apologistas de esta versión, la ejecución fue aplazada tres días de manera misteriosa. Dicen que las balas que usaron en su contra eran de salva y que Maximiliano todavía fingió teatralmente su muerte al decir sus últimas palabras en español: ‘hombre, hombre’. En la época se aceptó que su cuerpo había sido reproducido en goma (algo bastante inusual) para ser presentado a los medios y al pueblo en general.

Quienes apoyan esta fantasiosa versión dicen que Maximiliano llegó al paredón con un paliacate cubriendo la mitad de su cara con la justificación de que no quería que sus barbas se le quemaran; sin embargo la última fotografía que Aubert le tomó, ya en Querétaro, lo muestra sin su barba o buena parte de ella que había perdido en una explosión en el Sitio de Querétaro.

En el tema llama la atención sus dos cuerpos: dos fotografías que no coinciden con la realidad. ¿Verdad o ficción? Maximiliano terminaría en el Salvador.

¿Qué opinas?