Millonarios franceses donan 600 millones para la reconstrucción de Notre Dame

TOPSHOT - Flames and smoke are seen billowing from the roof at Notre-Dame Cathedral in Paris on April 15, 2019. - A fire broke out at the landmark Notre-Dame Cathedral in central Paris, potentially involving renovation works being carried out at the site, the fire service said. (Photo by Geoffroy VAN DER HASSELT / AFP)

Con los rescoldos aún emanando de entre los escombros, casi sin tiempo para asimilar la tragedia y evaluar los daños materiales e intangibles, la sociedad civil francesa ya se ha volcado en la reconstrucción de Notre Dame, uno de los grandes vestigios góticos y una joya de la arquitectura mundial de la que no están dispuestos a quedar huérfanos. Hasta el momento de escribir estas líneas, prohombres, magnates y grandes corporaciones han avanzando la aportación de al menos 600 millones de euros para sufragar los trabajos de reconstrucción del templo a partir de la estructura que se ha podido consevar. 

El primero en anunciarlo ha sido François-Henri Pinault, esposo de la actriz mexicana Salma Hayek, y su padre, que donarán 100 millones de euros para la reconstrucción de la catedral de Notre Dame de París a través de la sociedad de inversión Artemis, de la que son propietarios.  

Horas despúes, el grupo empresarial Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH) de la familia Arnault, comunicaba que se sumaba a la causa con otros 200 millones de euros, para tratar de reparar, en la medida de lo posible, el infausto siniesto que ha afectado “a esta obra arquitectónica, que es parte de la historia de Francia”, según expuso la firma en un comunicado.

Más allá de la aportación pecuniaria, el grupo LVMH ha puesto a disposición de las autoridades francesas al personal de todos sus equipos “creativos, arquitectos y financieros” para cooperar tanto en las labores de reconstrucción de Notre Dame como en la recolección de más fondos para llevar a cabo esos trabajos. 

La familia Bettencourt Meyers y el grupo L’Oréal participarán en “el renacimiento” del emblemático templo con 100 millones de euros, a los que deben sumarse otros 100 millones donados por la Fundación Bettencourt Schueller.  También el consejero delegado de la petrolera francesa Total, Patrick Pouyanné, hizo público que la compañía ha realizado una donación especial de 100 millones de euros al fondo para la reconstrucción de la catedral parisina.

La magnitud de la tragedia ha trascendido fronteras de tal forma que se han impulsado campañas de recolección de fondos en países como Estados Unidos, donde las no pocas personas impactadas por la devastación a la que estaban asistiendo en la distancia comenzaron a aportar dinero para restaurar un hito mundial, incluso horas antes de que el incendio estuviera controlado y extinguido. El propio presidente de Francia, Emmanuel Macron, avanzó el lanzamiento de una iniciativa para recaudar fondos paratal fin.

French Heritage Society con sede en Nueva York y la plataforma de microfinanciamiento Go Fund Me, estuvieron entre los primeros en ofrecer ayuda a la catedral, un destino imperdible para las personas de todo el mundo que visitan París. French Heritage Society, un grupo estadounidense sin fines de lucro dedicado a preservar los tesoros arquitectónicos y culturales de Francia, lanzó una página en internet para recolectar dinero para la restauración de la catedral.