Mexicanos rechazan a Ford tras caso Trump

En diciembre de 2016 Donald Trump lanzó una amenaza a las empresas que dieran prioridad a otros países antes que a Estados Unidos y la automotriz Ford no tardó en responder a su amenaza cancelando la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí.

La cancelación de este proyecto de mil 600 millones de dólares supuso un duro golpe para la economía de San Luis Potosí a pesar de las medidas compensatorias de la empresa estadounidense.

Ahora, un año después de la cancelación, el boicot que los mexicanos han promovido contra Ford le ha pasado factura a la compañía automotriz.

Ford cerró 2017 con una caída del 17.7% en ventas respecto a 2016, vendiendo cerca de 7 mil vehículos menos que en 2009, año de la peor crisis automotriz en México.

De acuerdo con un analista de una consultora automotriz que se mantuvo en anonimato, “la marca tuvo retos en Estados Unidos para compensar algunas pérdidas y a eso se suman las nuevas marcas y productos en el mercado mexicano. Fue la combinación de muchas cosas”.

[Con información de El Universal]