Mexicana muere en avionazo en Etiopía, trabajaba para la ONU y hablaba 11 idiomas

Entre los 157 pasajeros del avión de Ethiopian Airlines que se estrelló poco después de despegar, estaba la mexicana Graziella de Louis Ponce, quien trabajaba para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y se dirigía a una conferencia sobre el medioambiente en Nairobi.

Graziella de Luis Ponce era originaria de Mérida, Yucatán, e integrante de una de las familias más importantes en la economía del sureste, bajo el clúster Empresas Peninsulares, representante, entre otras, de Coca Cola y Caribe Cooler, además de metalurgia, automotrices y financiera Bepensa, propiedades de la familia Ponce.

Era hija de Graciela Ponce Rubio de Luis Gutiérrez, quien falleció en 2017, y nieta del empresario Fernando Ponce García y tenía dos hermanos, Javier e Isabel.

De acuerdo con familiares, Graziella de Louis Ponce hablaba once idiomas y trabajaba como traductora para Naciones Unidas.

“Una persona de extraordinario talento, dominando al 100% 11 idiomas distintos, lo cual le ameritó una posición única como traductora oficial de la ONU. Descanse en paz mi prima Gachita”, escribió en Facebook José Ponce.

La Secretaría de Relaciones Exteriores informó que una ciudadana mexicana murió en el accidente aéreo en Etiopía.

Las víctimas del accidente eran de 32 nacionalidades diferentes, precisó la compañía. Entre los 149 pasajeros y ocho tripulantes había dos españoles, 32 kenianos, 18 canadienses, nueve etíopes, ocho italianos, ocho chinos, ocho estadunidenses, siete franceses, siete británicos, seis egipcios, cinco holandeses y cuatro indios.