El pasado domingo un niño de apenas 12 años de edad estrelló un auto en el que viajaba a exceso de velocidad acompañado de otros ocho menores de edad, cinco de los cuales murieron de manera instantánea.

El menor estuvo bajo custodia de las autoridades hasta la mañana de este martes, cuando se determinó que el menor no podía ser acusado de homicidio debido a que «la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia para Adolescentes no contempla sanción privativa de la libertad en estos casos, de acuerdo con la edad del menor».

Según lo establecido a la ley,será el juez encargado de su juicio quien determine la sanción que le corresponde al menor, la cual «puede ir desde una amonestación hasta asesoramiento para la adaptación integral del menor».

[Con información de Excélsior]