Los templos “embrujados” de Querétaro

Querétaro es una ciudad colonial. La mezcla entre conquistadores (después criollos) e indígenas de la región ha causado la formación de una sociedad diversa, y con una innumerable cantidad de historias que contar.

Irónicamente, muchas de las historias más obscuras que se cuentan entre las paredes del Centro Histórico, tienen su escenario en tierras santas: templos, iglesias y conventos, que históricamente son aterradores. No sabemos si su tamaño impone, o es más bien que la Iglesia ha tenido tal autoridad a lo largo de los años; que muchos de los hechos más macabros pasaron entre sus cuatro paredes, altos techos y esculturas que parecen casi con vida.

El inevitable miedo que ocasiona, por ejemplo, visitar un templo de noche, ha hecho que estas historias se cuenten de padres a hijos, heredándolas hasta nuestros tiempos.

Estas historias, como el lector habrá adivinado, suelen involucrar fantasmas y espectros que se pasean, noche tras noche, entre las filas de bancas, a través de la sacristía, y por los pasillos de los ex conventos (la mayoría ahora museos) que suelen acompañar a los Templos). Muchos aseguran haberlos visto con sus propios ojos. Otros aseguran que son sólo leyendas. De lo ue no cabe duda, es que son grandes historias.

Aquí les dejamos las historias de los “fantasmas” que “embrujan” los Templos de Querétaro:
1.- Sor Neve – Templo de Santa Rosa de Viterbo

Es muy conocida la “monja fantasma” de Querétaro, aquella que deambula por el altar del antiguo Templo de Santa Rosa de Viterbo y los pasillos del Colegio de Arte que está a un lado. La historia nace del cuadro, colgado en la nave principal del recinto, de una novicia vestida de blanco, cuya gran belleza y triste semblante han puesto a muchos a preguntarse de qué se trata: ¿quién es? ¿de dónde viene? y ¿por qué está triste? El autor del retrato es desconocido, así como la historia de la joven. La versión más popular narra que sus familiares, acaudalados, la mandaron de monja a Santa Rosa cuando la encontraron con un hombre. Al verse separada de su amor, decidió quitarse la vida en el convento.

Muchos aseguran haberla visto deambular por los pasillos del Templo y el Colegio, llorando por su amor perdido.


2.- Maximiliano – Templo de las Capuchinas


Una de las muchas historias que hay sobre Maximiliano y los últimos meses que pasó en Querétaro, se da justo en este templo y en el convento que antes llevaba su nombre (ahora Museo de la Ciudad), pues en sus celdas este emperador pasó sus últimas noches antes de se fusilado en Junio de 1867. Pocos años después de que el emperador perdió la vida, comenzaron a circular historias sobre supuestos avistamientos del fantasma del emperador entre los pasillos del convento y museo, naciendo así la leyenda de que Maximiliano nunca se fue en realidad.

Lo que es un hecho, es que visitar este sitio de noche da, sin duda alguna, una sensación peculiar, como la impresión de que alguien te está vigilando.

Tal vez la extraña sensación parte del hecho de que ha habido muchos sucesos extraordinarios en este convento. Aquí más leyendas.
3.- El agujero del diablo – Templo de San Francisco


Por supuesto que el templo más conocido de Querétaro -ese que vigila el Jardín Zenea desde las alturas- tiene que tener una historia. Y vaya que la tiene. Sin embargo, esta no es protagonizada por un fantasma o antiguo emperador, si no el diablo mismo. Cuenta la leyenda, que por allá del siglo XVIII, en pleno apogeo del Convento de San Francisco, un ejemplar seminarista se enfrentó con el diablo en su pequeña celda, pues este le tentaba noche tras noche a romper su voto de castidad con una mujer de la que se había enamorado. Al ver que el joven no cedió, el diablo, enojado, salió por un agujero en la habitación del muchacho, para arrastrarlo, con sus propias manos, al infierno.

Cuenta la leyes que desde entonces, los gritos del seminarista se escuchan noche tras noche, cuando revive su enfrentamiento con Lucifer. El agujero permanece en el ex convento (ahora Museo Regional).

 

4.- Las brujas de Colón – Basílica de Soriano


La Basílica de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, en el municipio de Colón, es una de las más misteriosas del estado. Son muchas las historias que hay alrededor de este antiguo edificio (en especial considerando que tiene una sala especial para exorcismos). Sin embargo, la más conocida es la de las brujas que se le aparecen a los peregrinos que año con año visitan la basílica del Estado de México, Guanajuato, San Luis, y el mismo Querétaro. Según han narrado testigos, gigantescas bolas de luz se aparecen durante el largo y caluroso camino para “perder” a los fieles.