Lo que hay detrás de una casa de antigüedades

¿Sabes lo qué hay detrás de una casa de antigüedades? Nos fuimos a dar una vuelta por el centro y nos encontramos con una increíble tienda que esconde años de historia, cuenta con miles y miles de objetos, fue imposible dar una cifra exacta pero para que se den una idea, en una parte de la tienda tiene 27 cajones en los cuales en cada uno hay 120 discos.

La tienda que visitamos se encuentra en Venustiano Carranza #59, el señor Francisco Rabel Flores nos abrió las puertas y nos contó una asombrosa historia de como comenzó.

Esto comienza hace 30 años, Francisco empezó este negocio buscando de casa en casa objetos llenos de historia y de valor cultural, él iba a los pueblos y tocaba de puerta en puerta en busca de estos artículos, encontraba cosas sumamente importantes que para sus propietarios no era relevantes y lo tenían abandonados en bodegas.

Llegaba ofreciendo dinero a cambio, pero muchas personas no vendían sus pertenencias porque era herencia o por valor sentimental mientras que para otras personas si era muy fácil e inclusive se lo regalaban.

Francisco inicia su negocio siendo un cazador de tesoros, buscando en los lugares más recónditos de Querétaro y sus alrededores, su objetivo principal es “rescatar cosas que están listas para quemarse o que se encuentran abandonadas, les damos una limpiada y vuelven a estar en buenas manos”, comenta el señor Rabel.

Poco a poco fue aprendiendo cuáles eran los artículos que tenía que comprar, al principio compraba muchas cosas las cuales eran muy difíciles de vender, o las compraba a un precio extravagante, pero con el tiempo fue aprendiendo el valor de los objetos y fue conociendo su mercado.

Inclusive ciertas cosas que ha conseguido se encuentran actualmente en los museos de la ciudad.

Un dato que seguramente no conocías es que todos los comerciantes de antigüedades se instalaron en el Jardín del Arte durante 8 años, hace aproximadamente una década, cuando ellos llegaron, esa zona era muy diferente a como la conocemos actualmente, antes en esa parte de Querétaro se encontraban señoras de la tercera edad que eran trabajadoras sexuales, pero al llegar el comercio, estas se alejaron y la zona fue cambiando, inclusive en la misma calle se encontraba una posada (hotel de paso) que posteriormente al darse cuenta del valor que tenía un negocio de este tipo,  se convirtió en una casa de antigüedades.

Actualmente Rabel busca que se instale permanentemente un mercado de antigüedades cerca del Panteón de los Queretanos Ilustres, comenta que tiene los trámites legales y todo listo para que esto comience, sin embargo lo que le falta es que los vecinos de la zona este de acuerdo.

Te invitamos a visitar esta tienda que está llena de historia, secretos y recuerdos.

Compartir
Artículo anteriorIQ81, bar y comida
Artículo siguienteTuiteros piden al Papa que pague sus multas
Director Comercial de Ciudad y Poder/ Reporte Querétaro, me encanta el cine y las propuestas gourmet creativas...