Las tradicionales gorditas del Guerrero

No por nada Querétaro es llamado “la capital de las gorditas”.

Y es que las opciones para disfrutar de esta deliciosa “garnacha” son tan grandes que ya no nos damos abasto. Las hay de todo tipo: gigantes, miniatura, de migajas, de guisos, de queso… en fin, de todos colores y sabores, y la gente las adora cada vez más.

Sin embargo, como en todo, hay unas que son mejores que otras. O por lo menos, más tradicionales por su sabor, ubicación, relleno o hasta precio.

Sin duda, no hay ninguna persona que pueda decir que vive en Querétaro si no ha probado las tradicionales gorditas del Guerrero que se encuentran en la calle del mismo nombre, enfrente del Jardín del mismo nombre, en el Centro de Querétaro.

A pesar de que son de las más famosas de toda la ciudad, su local sigue siendo pequeño, sobrio. El comal alcanza a salir un poco hacia la banqueta, y en él se ve el logotipo ya conocido. Desde muy temprano, las señoras ya se encuentran preparando las gorditas que sin duda van a vender en un ‘santiamén’.

Las hay de todo: Queso, Migajas y guisos. Lo más común es combinar las tres. Tienen un buen tamaño y mejor sabor. Te aseguramos que con dos ya estás lleno.

Algunos de los tips que da la gente es que si quieres probar este manjar, llegues temprano, pues muchos de los comensales piden también para llevar para sus familiares, o un encargo de la oficina, y el tiempo de espera se hace muy largo.

Sin duda una excelente opción para desayunar en Querétaro, parada obligatoria para los visitantes, y rincón común entre los residentes.

¡Provecho!