La queretana que pudo ganar el Nobel

Hasta este 2018, tres mexicanos han sido ganadores del premio Nobel: Alfonso García Robes (1982), Octavio Paz (1990) y José Mario Molina Henríquez (1995), pero en 2005, una mujer indígena originaria de Amealco de Bonfil, Querétaro, estuvo nominada al galardón.

Macedonia Blas Flores es una mujer indígena originaria de la comunidad de El Bothe. Es de origen hñañú y madre de 12 hijos, durante años se ha dedicado a la venta de artesanías, pero también trabaja en la asociación Fotzi Ñahño y dedica parte de su tiempo a impartir pláticas sobre derechos humanos y violencia de género.

En 2003, a Macedonia la acusaron falsamente de adulterio, una situación que en aquella comunidad se castigaba con golpes y la aplicación de una pasta de chiles en los genitales, esto le provocó un daño irreversible a la mujer.

“Pero no me quedé callada”, dijo Macedonia en una entrevista tiempo atrás, explicando que después de este incidente comenzó a incursionar en el activismo y buscando proteger en concreto a las mujeres hñañú. Sus acciones no pasaron desapercibidas y en 2005 fue nominada al Nóbel de la paz, aunque finalmente el premio fue entregado al director del Organismo Internacional de Energía Atómica de la ONU, Mohamed al-Baradei.

Desde entonces Macedonia ha continuado su labor como activista, y en 2017 recibió la presea Nelson Mandela por sus acciones a favor de las comunidades indígenas. Pese a los reconocimientos internacionales, Macedonia señala que “es puro papel. No vale nada, pero es muy valioso, tiene un valor si uno lo sabe reconocer”.