La historia del exorcismo en Querétaro

Los rumores de que en Querétaro se practica un importante número de exorcismos es histórico. Desde mucho antes del siglo XXI, corría el rumor de que los habitantes eran víctimas constantes de posesiones demoniacas. Dentro de la colonial ciudad de Querétaro, había un lado obscuro que, a principios del siglo pasado, muchos preferían no ver.

La primera vez que la Iglesia habló abiertamente sobre estas supuestas posesiones fue el domingo 29 de Febrero del 2004. Un artículo publicado por El Universal citaba una carta firmada por el entonces obispo de la diócesis de Querétaro, Don Mario de Gasperín, que dirigía a todos los sacerdotes. En la misiva, refería que había habido un incremento de los fenómenos relacionados con “verdaderas posesiones diabólicas”, por lo que la diócesis había decidido crear el “Ministerio del Exorcismo” para tratar estos casos.

En ese entonces, el consultor diocesano para la atención de Supuestos posesos en Querétaro, Mario Alberto Piedra Ulloa, dio a conocer que en los últimos cinco años se habían atendido alrededor de 400 casos “reales”, a pesar de que los reportes superaban los 4 mil.

También, explicó lo que para él eran símbolos inequívocos de posesión diabólica: No poder dormir, escuchar ruidos extraños, ver sombras, y haber jugado a la Ouija, accedido a la brujería, o consultando el Tarot.

Catorce meses después, el lunes 23 de mayo de 2005, el periódico La Jornada publicó un artículo en donde se detalla que las personas en Querétaro que presentaban “conductas extrañas” como escuchar voces y emitir palabras sin sentido, se les practicaba una expulsión, una vez que eran valoradas por psicólogos del Centro Comunitario de Salud mental (Cecosam) y la Secretaría de Salud del estado.

Entonces fue cuando surgió una escandalosa declaración: El vicario general de la diócesis de Querétaro en ese entonces, Salvador Espinosa Medina, quien encabezaba además la delegación diocesana de exorcismo, afirmó que estos casos se estaban expandiendo por la proliferación de “sectas satánicas”, lo que había colocado al estado en el primer lugar de la “eliminación de posesiones”.

Además, señalaron que atendían 8 casos semanales, algunos resultando ser problemas mentales.

Al parecer en los siguientes 5 años el tema no mejoró. El 12 de febrero del 2010, se bendijo y construyó una capilla cuyo uso iba a ser casi exclusivo de los exorcismos. Actualmente activa, la capilla está dedicada a las Benditas Almas del Purgatorio, y se encuentra a un lado de la Basílica de los Dolores de Soriano, en Colón.

En el 2014, el nuevo obispo, Monseñor Faustino Armendárez, dio a conocer que ante necesidad, se iban a enviar varios sacerdotes queretanos al Vaticano para que se especializaran en el tema de los exorcismos.

El 22 de julio de ese año, el clérigo aseguró que los queretanos “abrían la puerta al mal” y “abrían el corazón al demonio”.

“El que juega a la Ouija ya le abrió la puerta al demonio para que entre, los que ven películas de terror le están abriendo las puertas al demonio, el que vive en un pecado sistemático, el que no se preocupa por la vida de la gracia le abre el corazón al mal, y los exorcismos siempre se han generado y que se deben tratar una por una”, dijo a la prensa.

Actualmente, a pesar de que se desconocen cifras oficiales, se saben de reiterados casos en los que familiares de personas que se comportan de manera extraña, acuden a la Iglesia en busca de apoyo para exorcizar a sus familiares.