A través de redes sociales se ha hecho viral la historia del pequeño Francisco Ventura Velásquez, de 10 años de edad, quien trabaja 12 horas al día como ayudante de albañil en Comitán, Chiapas.

El caso de Francisco no es uno más de los miles que existen de explotación infantil, él acude a trabajar en estas vacaciones al lado de su padre por voluntad propia, pues se da cuenta que tiene mucho trabajo y necesita de ayuda.

Francisco va a escuela y va muy bien, tanto que obtuvo el mejor promedio de su salón con 9.7.

Al lado de su padre, el pequeño labora de 8 de la mañana a 8 de la noche, sin embargo, a veces se toma un pequeño receso para jugar con los ladrillos y “hacer casitas”, con el material de construcción.

Su caso fue difundido a través de del medio local Chiapas Sin Censura, y para ellos Francisco declaró que su más grande sueño es ser arquitecto o licenciado en Derecho.

“Quisiera decirle a los niños que estudien mucho para lograr sus sueños”, dijo.

Llega un poco de ayuda:
Luego de la publicación de la historia la Universidad de Sureste dio, a manera de apoyo, los recursos para poder comprar los útiles y uniformes escolares para el siguiente ciclo escolar de Francisco.

¿Qué dice el padre?
El papá de Francisco, desea que su hijo sea un hombre de bien, y le inculca el respeto a sus maestros y a las personas, además de que siempre procura que su hijo vaya en las mejores condiciones a la escuela.