No existe nada en el mundo tan puro e inocente como la amistad entre dos niños, y esto nos queda claro con historias como la de esta foto.

Kendall y Shauntay viajaban en el mismo avión y durante su trayecto se convirtieron en los mejores amigos, tan es así que cuando abandonaron el avión lo hicieron tomados de la mano y permanecieron así tanto tiempo como pudieron.

Lamentablemente, las madres de los niños no conversaron mucho durante el vuelo y cuando salieron del aeropuerto, perdieron contacto por completo, algo que devastó a los niños. Pero la fotografía no tardó en hacerse viral y gracias a las redes sociales, ambas madres pudieron hablar y acordar un encuentro entre sus hijos.

Cuando se encontraron de nuevo, ambos niños se abrazaron e inmediatamente se pusieron a jugar sin soltar sus manos. «Son niños siendo niños», comentó la madre de uno de los menores.

[Con información de Daily Mail]