A través de las redes sociales, una persona denunció que acudió a un ligar a comprar tamales, pero al comenzar a comerlos se dio cuenta de que no parecían ser de carne de cerdo.

De acuerdo con el denunciante, el tamal fue comprado afuera del Instituto Mexicano del Seguro Social en Veracruz, pero sospechó de la procedencia de la carne mientras lo comía.

«Compré un tamal afuera del Instituto Mexicano del Seguro Social… los venden los jueves, los dan a 15 pesos, de masa y de elote; de puerco supuestamente, al estarlo comiendo, la carne y los huesos no me parecieron de cerdo, tenía un sabor que no era de cerdo, pero como lo condimentan mucho con la masa no sabe mal. Al probar la grasa que tenía ahí, ya había sospechado que no era carne de cerdo… y lo traje para que le realizaran un estudio», señala en un video el denunciante.

Una segunda voz señala entonces que la costilla que estaba dentro del tamal no es de cerdo y pertenece a un animal pequeño, «al parecer un perro».

Ante la denuncia, el titular de la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos Ambientales y Contra los Animales, Andrés De La Parra Trujillo, señaló a través de su cuenta de Facebook que las autoridades ya investigan el caso.

[Con información de Excélsior]