El pabellón central del castillo Shuri de Okinawa (sudoeste del archipiélago), declarado patrimonio de la humanidad, ardió hasta los cimientos en un incendio que se declaró este jueves y que también afectó a otros edificios del recinto, cuyas llamas quedaron finalmente sofocadas en torno a mediodía (3:00 GMT), más de nueve horas después de que comenzara el fuego.

El departamento de bomberos de la ciudad de Naha, en la isla de Okinawa, fue alertado sobre las 2:40 hora local (17:40 GMT del miércoles) de que salía humo del complejo.

Hasta el lugar se desplazaron unos 30 camiones de bomberos con más de 100 efectivos que lucharon durante horas contra las llamas, que dañaron unos 4.200 metros cuadrados del recinto, según datos recopilados por la cadena pública japonesa NHK.

No se informó de heridos en el incendio, cuyas causas están siendo investigadas y que aparentemente surgió cerca del pabellón central del castillo, aunque unas 30 personas, residentes en las cercanías del lugar, fueron temporalmente evacuadas.

Uno de los bomberos que participó en las labores de extinción tuvo que ser atendido en un hospital cercano por deshidratación.