El día de hoy el heredero del imperio Samsung fue condenado a cinco años de prisión, esto siguiendo un proceso por corrupción en el marco del escándalo que culminó con la destitución de la ex presidenta de la empresa, la surcoreana Park Geun-Hye.

La condena de Lee Jae-Yong podría dejar sin timón al gigante de las telecomunicaciones durante años y con esto se obstaculizaría la toma de decisiones clave para el desarrollo de la empresa.

La fiscalía pidió que se le dieran 12 años de cárcel a Lee Jae-Yong, vicepresidente de Samsung Electronics e hijo del presidente del grupo Samsung, Lee Kung-Hee. Lee, de 49 años, llegó al tribunal del distrito central de Seúl luciendo un traje oscuro y esposado.

Fue declarado culpable por soborno, malversación de fondos, fuga de capitales y perjurio en relación con el pago o la promesa de pago de 43,300 millones de wones (unos 32.5 millones de euros) a la confidente de Park, Choi Soon-Sil, actualmente encarcelada.

El tribunal juzgó que el pago era a cambio de que el gobierno respaldara una fusión de dos filiales de Samsung en 2015, un movimiento crucial para el traspaso del poder de la compañía a Lee tras la crisis cardiaca sufrida por su padre en 2014.

La defensa del vicepresidente negó los cargos, diciendo que Park presionó a Samsung, que hizo las donaciones bajo coacción. Lee no estaba al corriente de esos pagos y nunca los aprobó, sostuvo la defensa del heredero de Samsung.

Con información de El Economista.