Expertos se oponen a segundo piso de Meade

Hacer más vialidades para eliminar la congestión, es como comprar ropa más grande para bajar de peso. Lewis Mumford.
La propuesta de construir un viaducto para aliviar la congestión vehicular en la ciudad de Querétaro, es una solución de mediados del siglo pasado, que ha mostrado su ineficiencia, alto costo económico, ambiental y de impacto social.
La evidencia empírica, así como las investigaciones hechas en varios países apuntan en este sentido, la más reciente conducida por el Departamento de Transporte y la Universidad de California, en Los Ángeles (2015), cuyos resultados indican que cada incremento en la superficie de rodamiento en 10%, lleva a un incremento en autos que transitarán la nueva vialidad de 3-6% en el corto plazo, y de 6 a
10% en el mediano y largo plazo.
La manera más eficiente para combatir el congestionamiento vial es reduciendo el número de autos que transitan por las calles, mejorar el transporte colectivo y aplicar la intermodalidad a través del uso de autobús, bicicleta y viajes a pie, medidas que comienzan a aplicar las administraciones estatal y municipal, quienes están dando pasos correctos en la dirección marcada por las mejores prácticas de movilidad a nivel global. Por esta razón, sería deseable la coordinación interinstitucional, para que la Federación ofrezca soluciones compatibles con los esfuerzos locales, que traten los problemas de transporte con soluciones adecuadas.
El sistema QROBUS, es un esfuerzo del gobierno del estado de Querétaro que busca integrar transporte público con ejes estructurantes basados en los sistemas Bus Rapid Transit (BRT), nutrido por sistemas alimentadores de transporte colectivo y bicicleta pública. Este esfuerzo necesita mayores inversiones para mejorar la conexión entre los ejes troncales, ampliar la cobertura geográfica, mayor frecuencia de paso de rutas de transporte y horarios extendidos, que podrán incrementar el potencial del uso de transporte público para para distancias superiores a los 7 km. Para recorridos menores a esa distancia, el sistema QROBICI de bicicleta pública y la red de ciclovías con financiamiento municipal, así como el mayor uso de la bicicleta particular o el incremento de la caminata, podrán cubrir mejor la demanda de viajes urbanos, además de mejorar la actividad física de la población, permitiendo combatir sobrepeso y obesidad, reducir los problemas cardiovasculares, menor contaminación ambiental, visual y auditiva, y a la larga menor estrés urbano. En síntesis, una mejor calidad de vida personal y colectiva.
Un viaducto suena atractivo en el discurso. Sin embargo los costos ambientales, de construcción y mantenimiento obligan a buscar alternativas reales de mejora. Soluciones aún poco exploradas en México basadas en aplicaciones digitales enfocadas al carsharing y carpooling, son respuestas más acordes al siglo XXI, donde ha dejado de ser atractivo poseer un bien, y tan sólo se busca usarlo. (Ejemplo, la música en discos de vinil del siglo XX, y Spotify en el siglo XXI.)
Querétaro demanda soluciones de transporte eficientes, que reduzcan costos y tiempos de transporte y no añejas respuestas que siguen fomentando el uso indiscriminado del vehículo automotor, principal responsable del caos que hoy padecen las ciudades mexicanas.