El pueblo de Hogeweyk no es un pueblo común y corriente, en él viven 152 personas que tienen un grado avanzado de demencia senil.

Hogeweyk nació como un asilo en Weesp, al sudeste de Amsterdam, pero con el paso del tiempo se ha convertido en una verdadera villa para ayudar a las personas que sufren de demencia. No es solo un lugar dónde se interna a las personas, sino de una verdadera clínica que ofrece la oportunidad a los enfermos de llevar una vida normal.

El pueblo es una comunidad cerrada con 23 edificios, tiene parques, un teatro, un paseo comercial un supermercado, un restaurante y hasta un bar en el que los ancianos pueden beber vino o cerveza, siempre y cuando esto no afecte a su salud.

De hecho, el barman tiene una especialidad en el trato de ancianos enfermos y las demás personas que puedes encontrar en el pueblo son especialistas en el cuidado geriátrico.

Los pacientes pueden llevar una vida tranquila y normal, sin sentirse abrumados por los doctores o por una sociedad que poco a poco comienza a desplazarlos.

De acuerdo con estudios recientes, la soledad puede provocar tanto daño a la salud de las personas como el tabaquismo y la obesidad, y los adultos mayores son el grupo que más tiende a vivir en soledad. Pensando en esto, en el pueblo de Hogeweyk se organizan fiestas y reuniones, así como diversas actividades para que los pacientes puedan convivir.

Hogeweyk no es el único lugar en el que se ha implementado este peculiar tratamiento, en Dresde y Düsseldorf, Alemania, también existen clínicas similares que buscan ayudar a las personas con diferentes grados de demencia.

[Con información de Infobae]