En un inusual caso, “La Negra” una perra de tres años fue deportada por la garita peatonal Morley, de Nogales, Sonora, luego de ser llevada a corte por matar dos gatos; estuvo detenida por ocho días en Control Animal del Condado de Santa Cruz, de Nogales, Arizona, Estados Unidos,

El martes 26 de septiembre, la perra que había sido adoptada en Nogales, Sonora a los meses de nacida, regresó a su país tras una triste despedida con sus propietarios.

Elsa Morales, presidenta de la Asociación Nogalenses en Pro de los Animales, comentó que el día 19 de septiembre, se salió de su domicilio en Nogales, Arizona, atacó y dio muerte a dos gatos. El abogado de la familia de la perra se comunicó con esta asociación protectora de animales de Nogales, Sonora, para pedir al juez un indulto y evitar su muerte.

En la última audiencia, se presentó la petición de reclamo de Nogalenses en pro de los Animales A.C. y en respuesta, el juez, quien a pesar de considerar que es agresiva y que si hubiera estado un bebé en lugar de los gatos lo pudo atacar, le perdonó la vida, resolvió su liberación y deportación.

Morales dijo que el proceso legal para la familia adoptiva de “La Negra” continúa, pues no traía collar con sus identificaciones y eso es grave en Estados Unidos, la multa será bastante alta, consideró.

En el proceso de deportación, las autoridades de Estados Unidos tomaron fotografías, le tomaron medidas y huellas dactilares, ya que de ser regresada, la sanción para la familia adoptiva será mayor.

Con información de El Debate.