En Chile, casi 80 religiosos abusaron de menores, según una lista distribuida la semana pasada por la ONG estadounidense Bishop Accountability, siendo el caso más emblemático el del sacerdote Fernando Karadima, denunciado en 2010 por varias víctimas.

Este martes, en el marco de su visita a Chile, el Papa Francisco expresó el dolor y vergüenza que sufre por los abusos sexuales que algunos clérigos de la iglesia católica cometen contra los menores de edad.

Pese a esto, las víctimas expresaron su descontento con la situación y rechazaron las disculpas del pontífice asegurando que pedir perdón no es suficiente. «Necesitamos actos concretos que el papa no toma en la Iglesia chilena contra los abusadores».

A través de sus redes sociales, Juan Carlos Cruz, portavoz de la asociación de laicos de Osorno, que lucha por que se expulse al obispo Juan Barros, señalado como encubridor del caso Karadima, señaló que la petición de disculpas del Papa es únicamente «otro titular barato» que no sirve de nada.

[Con información de El Mundo]