Mientras volaba de Santiago a Iquique este jueves, el Papa Francisco casó a una pareja chilena de sobrecargos.

De acuerdo con la pareja, él se le propuso a su novia en 2010, pero su unión se tuvo que suspender debido a un fuerte sismo que derribó la iglesia en la que contraerían nupcias.

Al escuchar la historia de la pareja, el pontífice se acercó a ellos y les preguntó si querían que él los casara, algo que ellos aceptaron inmediatamente.

En la improvisada unión en el cielo la pareja tuvo como testigo a Ignacio Cueto, uno de los dueños de la aerolínea Latam, la más grande de la región.

[Con información de La Crónica]