El origen de la palabra huachicol y huachicolero

Estas dos palabras que últimamente están en boca de todos los mexicanos por todos los acontecimientos recientes, tienen origen latín que al paso de los años se le agregó el sufijo –ero (huachicolero) y que fue adoptado en México hace varias décadas para hacer referencia a las personas que adulteraban el alcohol para aumentar sus ganancias y hoy en día se hace referencia para señalar a las personas que roban combustible.

Según con el escritor mexicano especializado en el origen de las palabras, Arturo Ortega Morán, la raíz del sustantivo huachicol proviene del latín “aquatus” que significa “aguado”. Durante el siglo XVI “aquaiti” hacía referencia a una técnica pictórica; después llegó a Francia y se cambió por “gouache” manteniendo su mismo significado.

Esta palabra llegó a México en el siglo XIX, y se hacía referencia a pintura diluida en agua con la expresión “a la gouache”. En este mismo siglo los comerciantes de alcohol se dieron cuenta que si diluían el tequila o el aguardiente con agua podrían venderla al mismo precio y sacarle aún más ganancias y así fue como comenzaron a llamarse “guachicoleros”.  

Tiempo después las personas comenzaron a hacer estas mismas prácticas con combustible, diluían gasolina y petróleo y fue así como adoptaron este apodo a los que de manera ilegal empezaron a extraer gasolina de los ductos de PEMEX.

La Academia Mexicana de la Lengua confirma que la palabra huachicolero es de un derivado de huachicol que alude a una ocupación u oficio.