Este pequeño poblado tiene un papel fundamental en la historia de San Luis Potosí, ya que el haber descubierto las minas que hay aquí permitió fundar el estado y además darle un escudo a la ciudad. Durante el mes de marzo se lleva a cabo un festival cultural con actividades de cine, teatro y conciertos.

En San Pedro podrás encontrar dos monumentos históricos: La Iglesia de San Nicolás de Tolentino y el Templo Parroquial de San Pedro Apóstol. A un costado de la parroquia se encuentra la presidencia municipal; en este lugar hay una pintura que representa el descubrimiento del oro en la región.

Hoy en día habitan cerca de 120 personas en este pueblito, pero se dice que es un pueblo fantasma debido a que la mayoría de sus construcciones están abandonadas y no hay mucho que ver en el lugar, salvo por los monumentos que antes mencionamos y por una tienda de artesanías en la que puedes adquirir fotos del lugar y algunas creaciones de los habitantes de este pueblo.

La verdad es que este lugar es perfecto para ir a tomar fotos y pasar un rato sugestionando o imaginando como sería vivir en aquel bonito poblado. Podrás disfrutar de una comida los fines de semana en un restaurante que se llama “El Nopal” y no dejes de visitar el museo “cósmico” un lugar que alberga algunos objetos extraños que se han encontrado en las minas.