La iglesia católica y la comunidad LGBTI no tienen un historial de amistad y cooperación mutua a través de la historia, sin embargo, durante los últimos años el Papa Francisco ha hecho el esfuerzo de unir a ambas comunidades.

Juan Carlos Cruz, un hombre homosexual y principal denunciante del escándalo de acoso sexual y encubrimiento clerical en Chile, señaló este lunes que el Papa lo invitó al Vaticano junto a otras víctimcas para discutir sus casos personalmente.

Juan Carlos explicó al Papa que los obispos usaron su orientación sexual como un arma para tratar de desacreditarlo, pero el Papa le respondió «Mira Juan Carlos, El Papa te ama de esta forma. Dios te hizo así y así te ama».

A pesar de que la iglesia en general considera la actividad homosexual como «intrínsercamente trastornada», el Papa Francisco ha tratado de hacer de la iglesia un lugar más acogible para la comunidad LGBTI utilizando una de sus frases más famosas: «¿Quién soy yo para juzgar?».

[Con información de El Universal]