Una pareja de Ensenada, Baja California, denunció ante las autoridades la desaparición de su hija de un año y tres meses, por lo que comenzó una investigación para dar con el paradero de la menor.

Elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) acudieron a la casa de la pareja cuando descubrieron que las versiones de ambos padres eran diferentes y presentaban inconsistencias.

De acuerdo con los oficiales, la pareja primero dijo que alguien había roto una ventana y se había robado a la niña, pero dudaron de sus palabras al confirmar que habían consumido drogas sintéticas.

Al llegar a la vivienda de la pareja, los oficiales se encontraron a la niña sentada sobre el sillón, entre ropa, cobijas y basura.

Debido a la situación, los elementos pusieron a la menor a disposición del sistema de Desarrollo Integral para la Familia (DIF).

[Con información de El Universal]