Del whats

Por: Jaime Miranda

Ciudad y Poder

Teje fino. Prudente. Pone pausa cuando tiene que ponerla y acelera cuando tiene prisa. Es discreto y se mueve mejor tras bambalinas. Tanto que muchos pensarían que está en la banca o fuera de la jugada. Es el ex rector de la Universidad Autónoma de Querétaro que sigue operando para convertirse en el candidato de Morena en el 21. Sus movimientos son casi imperceptibles, fuera del radar del círculo rojo. No se desgasta.

Ya se hizo de la mayoría de los consejeros estatales en Querétaro y nadie se dio cuenta. Hasta ahora. Su amigo, casi compadre y socio político, Ángel Balderas, operó completito. Y el nuevo dirigente estatal será palomeado por él. Les guste o no.

Gilberto Ruiz Herrera, el ‘gallo’ de AMLO, al que no le han quitado ni una sola ‘pluma’ mientras que Mauricio Kuri –el de enfrente, el del PAN- se desgasta todos los días en un pleito con el presidente de la República que le aplica la de Salinas: ni lo ve ni lo oye. Del candidato del PRI, ni hablar. No lo hay. Y cuando lo haya será solo un testigo más de la contienda.

Gilberto trae la palabra de López Obrador: él será el candidato. Los demás pueden buscarle, probar, intentar, pero nada lograrán. Nada.

¿Quién para alcalde en Morena? Llevan la de ganar. Pueden poner una maceta en la boleta y la maceta arrancaría con un 35 por ciento de preferencia electoral, por arriba de Nava, Marcos o Dorantes, los tres que la quieren. Dos han levantado la mano: El diputado local Mauricio Ruiz y el senador Juan José Jiménez –al que ya le dijo luz verde el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal.

Mauricio busca alianzas en donde no debería de buscarlas y Juan José la quiere, aunque deje a Querétaro por primera vez en la historia sin una curul en la Cámara Alta. No le hace. Es su oportunidad de oro. Difícilmente se volverá a repetir.

Pero, ojo, Adolfo Ríos quiere la revancha y ya se la pidió al presidente y la diputada Paloma Arce ya le confesó sus ganas al ex rector.

Negociable. ¿Cuál es la prioridad del gobernador Pancho Domínguez? Aquí les va: 1. Mauricio 2. Kuri y 3. González. En ese orden. Todos los demás son negociables. Sí, negociables. El gobernador no podrá imponer ‘limpiamente’ como candidato a sucederlo al senador. Tendrá que negociar los demás puestos. ¿Con quién? Con Anaya (es decir con la gente de Anaya como los juveniles que hoy gobiernan Corregidora, o con Marcos Aguilar –que usufructúa buenas simpatías en cierto sector del panismo queretano, suficiente para que a Kuri no le alcance). Kuri no es negociable. Los demás son sacrificables.

La mano que mece la cuna para lograr una alianza entre el PAN y el PRI para evitar que Morena llegue a Palacio de Gobierno, se llama Braulio y se apellida Guerra. Uno de sus más cercanos estuvo organizando los encuentros entre el senador Kuri y militantes destacados del PRI. Humberto Casillas. El güero, pues. No sería raro ver en la boleta a gobernador al PRIAN de manera abierta. Todo sea para evitar que Morena gane en el 21.

Lo curioso o maquiavélico es que Braulio juega dos cartas. Su operador favorito trabaja, y cobra, en el senado con JJ Jiménez y en la coordinación de delegados del gobierno federal con Gilberto. Raúl Ríos. Braulio papá ¿estaría? orgulloso de su vástago que trae tres chaquetas: la del PRI y la del PAN y la de Morena.