El sismo del pasado 19 de septiembre provocó que miles de mexicanos acudieran a la zona de desastre para ayudar a las víctimas del terremoto, desde entonces, varias de estas personas han sido atendidas por psiquiatras especializados.

La directora del INPRF, la doctora María Elena Medina Mora, advirtió que muchos de los voluntarios no son conscientes de las cosas a las que se exponen al anteponerse por ayudar. El estrés, el cansancio y la propia vulnerabilidad emocional son factores que pueden detonar alguna enfermedad mental.

En tanto, la psiquiatra, Martha Oliveros, recordó que en la zona de desastre también se encuentran desplegadas brigadas de atención emocional y psiquiátrica y pidió a las personas acudir a ellas si presentan llanto, repetición de imágenes, problemas para relacionarse con los demás, dispersos o problemas para concentrarse.

Señaló que si bien muchos de los voluntarios son personas fuertes, también acudieron a ayudar varias personas vulnerables, quienes al ser expuestos a imágenes catastróficas, muerte y la tristeza que rodea estas zonas pueden desarrollar afectaciones importantes en su salud mental.

Fuente: Excélsior