En 2015 causó una gran polémica en España la historia de Maria Luisa M.B., una mujer de 83 años que asesinó a su hijo de 64 porque ya no podría cuidar de él a causa de su avanzada edad.

El hijo de la anciana era ciego, sordo y mudo, además de que padecía una discapacidad mental y motriz, y cuando la mujer se dio cuenta que no podría cuidar de él más tiempo, decidió quitarse la vida para después tratar de suicidarse, pero falló en hacer esto último.

A más de dos años del delito, la  Fiscalía anunció su veredicto y la mujer no irá a prisión, ero deberá someterse a tratamiento psiquiátrico por seis años.

El acuerdo al que se llegó determina que la mujer es culpable de homicidio con alevosía y el agravante de parentesco, pero se le aplica una eximente completa por alteración psíquica.

Fue el 26 de noviembre de 2015 la mujer vació 16 envases de pastillas de todo tipo en una trituradora, el polvo resultante lo repartió en dos vasos que se bebieron ella y su hijo. La otra hija de la acusada encontró a su madre y a su hermano en condición crítica y llamó a una ambulancia. Al día siguiente el hombre falleció a causa de una hemorragia cerebral, mientras que la mujer sobrevivió con complicaciones menores.

[Con información de 20 minutos]