5 leyendas de México

Foto de: comoeneltianguis.com.mx

Las leyendas  han sido una marca en la historia de México

Nadie sabe la verdad  pero las experiencias que se viven o vivierón siguen contandose por generaciones…

Aquí 5 escalofriantes leyendas de México:

El árbol del vampiro

Foto de: comoeneltianguis.com.mx

Hace varios años, llego un hombre misterioso a la ciudad de Guadalajara, aquel hombre solo vestía de negro y no salía de su casa más que al anochecer. Su llegada trajo un adversidad para los ciudadanos, se encontraban animales, jovenes y niños desangrados y con dos pequeñas marcas en el cuello. Las vicitmas eran atacadas por la noche, por lo cual, las personas del pueblo empezaron a propagar el hecho de que era un vampiro rondando la zona.

Hartos de vivir con miedo, los vecinos recurrieron a el plan de ataque, este consistía en atrapar al hombre misterioso y matarlo. La trampa resultó con éxito, y le enterrarón una estaca en el pecho y luego lo llevaron al panteón de Belén para enterrarlo de bajo de varias lápidas pesadas. Después de un tiempo, las lápidas sobre la tumba comenzaron a romperse y un árbol comenzó a crecer desde la tumba del vampiro y hasta nuestros días el árbol se encuentra en el panteón. Según la leyenda, el día que el árbol termine de romper la tumba, el vampiro será libre para cobrar venganza

 

Foto de: maspormas.com

La calle de la quemada

Una leyenda de amor y sacrificio en la época colonial de México.

Beatriz  era una joven recién llegada a la Nueva España, destacaba por su belleza física y los actos caritativos que hacía para el pueblo.

Muchos hombres buscaron pretenderla, ya que era una joven atractiva y con mucho dinero, entre sus pretendientes se encontraba Martin Scópoli, un apuesto caballero italiano que buscaría ser su esposo sin importar nada. El hombre siempre andaba celando a la joven y afuera de la casona, constantemente se hacían enfrentamientos por el amor de Beatriz, siendo Martin Scópoli el ganador y dejando muertos y moribundos a los pretendientes de su amada. La joven no aceptaba enamorarse de Martin porque ella pensaba que él solo la quería por su belleza

Harta de la terrible situación, un día que su familia estaba fuera, Beatriz corrió a la servidumbre y se quedó sola en casa, colocó un recipiente de metal  carbones encendidos por el fuego y decidida metió la cara. Al sentir las llamas devorando su bello rostro, exclamo llantos y gritos agudos, más no quitó la cara hasta que se desmayó.

El sacerdote confesor de la joven la encontró y le comenzó hacer una curación con hierbas y aceites. Beatriz le confesó la razón de su acto, aquel era para que
Martin Scópoli le deje de celar y por ende,  que dejara de matar a cada hombre que la buscaba, porque ya nadie la iba a querer con el rostro quemado.

Al enterarse Martin Scópoli del acto, fue de inmediato a ver a la joven. Ella se encontraba con un velo en la cara para cubrir sus citarices, el hombre le levantó el velo y la miró con amor, mientras se ponía de rodillas. El caballero le confesó su amor nuevamente, jurándole que él la ama y amará no por su físico, sino por la persona que ella era. Ese día, el prometió que pediría su mano, en cuanto su padre arribara. Se casaron un tiempo después, pero el rostro de la joven no volvió a ser visto por nadie, ella se cubría con un velo para que no se le viera el rostro deforme, así le pusieron la calle de La quemada a donde vivía.

La Pascualita

Foto de: sopitas.com

La leyenda más escalofriante de Chihuahua, cuenta que el maniquí es la hija de la dueña de la tienda de vestidos, de nombre de doña Pascualita Esparza que falleció el día de su boda después de ser picada por un alacrán que se había escondido en su tiara. Consternada, su mamá la embalsamó y la colocó como maniquí en el escaparate, para así tenerla siempre junto a ella. Y la dueña, ya fallecida, nunca desmintió la situación.

Foto de: sopitas.com

Trabajadores del lugar aseguaran que antes de la popularidad del maniquí, este era muy bien cuidado y se retiraba a veces para un baño, en el que solo podían estar personas autorisadas. Varias veces la policia trató de investigar a fondo la situación del maniquí ya que sus rasgos, muchos de ellos se ven demaciado reales.

Actualmente la historia sigue viva. Por años se han acumulado relatos de quienes aseguran que la han visto moverse, llorar o cambiar su expresión. Su presencia a muchos les desconcierta pues se sienten seguidos por la mirada.

 

 

 

 

Foto de: cazamitos.com

Antiguo Convento de la Concepción

Una joven mujer llamada María de Alvarado, fue obligada a separarse del hombre que tanto amaba  por ser de distinta clase social. Por ello la familia de María amenzó al joven de muerte, le compró un boleto para irse lejos y dinero para empezar a vivir de hacer su negocio, pero con la condición de no regresar a ella, y así fue. La joven pasaba los días llorando y sin querer convivir con la gente, su familia harta de la situación la enviarón al monasterio Concepción de Nuestra Señora para que sea monja; ella aceptó molesta con tal que no la obliguen a casarse con otro.

Pasaron algunos  años y ella aún no quería ser religiosa, sus hermanos  inventaron que llegaron unas misivas de España dando a saber que su amado había muerto y solo así consiguieron que ella hiciera los votos.

Sin embargo, el joven amado regresó a México, la buscó en el convento y ella al saber que ya no podía estar con él por sus votos se retiró enloquecida de dolor   atrás del convento y con el cordel de su habito se lo enredó en el cuello, lo amarró en el tronco y se colgó.

La leyenda cuenta  que su cuerpo se aparecía a las monjas enclaustradas que vivieron en el convento, a veces solo colgando del árbol.

 

 

 

 

 

 

Foto de: EL autobus fantasma historia de camioneros youtube.com

El autobús fantasma

La leyenda del autobús fantasma inicia en una carretera muy peligrosa entre la ciudad Detoluca e Ixtacatas, pero es la forma más rápida de transitar de una ciudad a otra, más aún si vas a altas velocidades. Viajaban en él varios pasajeros vestidos de forma elegante, pues regresaban de sus trabajos para ir a sus hogares.

Esa tarde había una tormenta y el autobús perdió el control y cayeron al vacío, los pocos pasajeros que sobrevivieron gritaban pero desde allí nadie los podía escuchar, pasaron horas y finalmente todos murieron.

En lo que se suponía la última parada del autobús, había algunos pasajeros esperando su llegada pero no llegaban, los dueños de la estación le manifestaron su inconveniente a la policía, trataron de investigar acerca del caso, pero no se encontraban evidencias, ninguna parte del autobús, ni neumáticos, ni el volante, ni ningún cadáver, ellos simplemente habían desaparecido.

Cuenta la leyenda  que en esa ruta siempre recorre  un autobús que parece estar en muy buen estado, los pasajeros lucen muy elegantes  y el conductor a cualquiera que desee hacer el viaje, le invita a pasar amablemente, si intentas tener una plática con cualquiera de ellos, ellos te miran en profundamente con una seriedad muy inquietante, como si hurgaran tu alma y no abren la boca para decirte palabra alguna. Los que lo han vivido han pedido bajar del autobús antes de llegar al destino, pero se dice que sí no te bajas antes, te llevará al precipicio.

 

En México tenemos muchas leyendas

pero son pocos los que se atreven a conocer más sobre ellas …