3 lugares donde se “aparece” Maximiliano

Maximiliano de Habsburgo, coronado como Maximiliano I de México, es sin duda uno de los personajes más polémicos de la historia mexicana, y uno de los más presentes en la de Querétaro.

Y ya saben cómo es esto. Desde 1867 -fecha en que murió- hasta ahora, se han contando innumerables historias de Maximiliano: desde supuestas apariciones en diferentes lugares del país, hasta aquel romántico relato de que en realidad nunca murió, si no que Juárez le perdonó la vida y fusilaron en el Cerro de las Campanas a un doble.

Maximiliano de Habsburgo fue fusilado en el cerro de las campanas el 19 de junio de 1867. Hace exactamente 149 años. Junto con él, se le dio fin a la vida de los generales imperiales Miguel Miramón y Tomás Mejía, quienes entregaron la ciudad de Querétaro al general Ignacio Zaragoza después de los tres sangrientos meses que duró el sitio de Querétaro.

Con Querétaro cayó el imperio y triunfó la República.

Por supuesto, en Querétaro también tenemos las historias de supuestas apariciones y desapariciones de Maximiliano. De hecho, haciendo un recuento de lo que dice el colectivo, nos damos cuenta de que no uno, si no 3 lugares están embrujados por el fantasma del emperador.

El primero es, evidentemente, el Cerro de las Campanas, lugar donde murió. Sin embargo, la leyenda de la aparición de Maximiliano en este sitio histórico se camuflagea con todas las otras historias que rodean este recinto.

De acuerdo a la historia que se ha contado una y otra vez, por las noches se escuchan los gritos de Maximiliano al recibir la descarga de balas.

El segundo es el Museo de la Ciudad, antes el convento de las Capuchinas. Al ser detenido en mayo de 1867, Maximiliano fue trasladado a diferentes prisiones y conventos de la ciudad, donde se resguardaba. El convento de las monjas Capuchinas fue su último hogar, pues ahí pasó sus últimas horas antes de ser trasladado al cerro donde encontró la muerte.

La leyenda dice que Maximiliano se aparece por las noches en los pasillos del ahora Museo de la Ciudad, buscando la salida para lograr escapar de sus captores.

14787488_663195883853779_1189276230_o

El tercero y último es el panteón de los queretanos ilustres y el ex convento de la Cruz. Inmediatamente después de ser detenido en la ciudad -tras el sitio- Maximiliano estuvo algunos días detenido el en convento. En ese entonces, el ahora panteón de los queretanos ilustres era el panteón del convento, donde se enterraba a las monjas y a quienes trabajaban ahí.

Cuenta la leyenda que ahí fue donde Maximiliano planeó su fallido escape, para lo que necesitaba la ayuda de alguien en el exterior.

Quienes han trabajado como veladores en el panteón de los queretanos ilustres, afirman que se les “ha aparecido” Maximiliano, pidiéndoles ayuda para escapar.

sam_6196-600x450